jueves, 18 de noviembre de 2010

El día después del Día del Militante

He recorrido la ciudad en estas últimas semanas y, si en algo ha cambiado la hermosa Buenos Aires, es que ha cambiado los colores. No es que ha llegado el calor, es que el amarillo botón que lo tenía todo inundado se empezó a llenar de imágenes llenas de amor y mucho celeste, blanco y un poco de rojo. Las imágenes no es necesario explicarlas: todas hablan del afecto y el agradecimiento al líder que inició este proceso de cambio y la expresión para que la compañera se sepa respaldada. Estos posters que empapelan la ciudad, no han sido colocados en forma organizada, donde haya un hueco, ahí van. Sea tapando una obra inexistente que anuncia la ciudad o sobre los vidrios de los teléfonos públicos. Pero lo más lindo de ver en estas empapeladas, es el afecto que el pueblo expresa al pasar frente a ellos: se sonríe, los toca o hasta les deja un beso. la imagen de Cristina y Néstor abrazados con el pueblo de fondo es la que más adhesiones despierta. También las pintadas y los deseos para un futuro colectivo mejor.
Kioskos que exhiben fotos de Néstor solo, con Cristina, con un pingüino, con Chávez, con Alfonsín y hasta con... Duhalde. Pero, al igual que con los afiches, la más linda y la más pedida según un kiosquero amigo, es aquella que está yendo a abrazarse con el pueblo el día que asumió como presidente.
Las cosas cambian. Meses atrás no podíamos encontrar una escarapela, nada que nos identificara que no fuera nuestra férrea voluntad de apoyar este proyecto. De marcar la cancha, de decir que había una realidad diferente a la que nos mostraban por los medios hegemónicos.
Lo que hoy podemos ver tras la partida de Néstor (y el velo que se cayó con la gran demostración de amor en Plaza de Mayo) es trabajo de la militancia. Esa militancia que no bajó los brazos cuando las cosas parecían difíciles, cuando nos costaba sostener en rueda de amigos el ataque frontal de la automatización mediática impuesta, cuando nos acusaban de intolerantes por desmentir esa "verdad" que nos imponían desde la usinas del odio.
Hoy tal vez, tenga que volver principio de la nota y decir que sí, que la primavera llegó. Que las flores que otrora se cortaron, hoy vuelven a crecer, con tallos más fuertes y hermosos pétalos, que nada impedirá la primavera que hoy vivimos que es la Militancia.

Felíz Día Compañeros!

Salgamos orgullosos a decir
que somos muchos más que los que dicen que somos.
Que tenemos mucho para dar!
Y vamos a seguir profundizando este modelo!

Viva Perón!
Viva Néstor! Vamos Cristina!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Porque nunca hubo tanta

Porque nunca hubo tanta
Porque siempre vamos por más

Las flores ya están

Las flores ya están
Más que nunca Con Cristina

El 2009 nos encontró unidos aquí

El 2009 nos encontró unidos aquí
YO adhiero para generar el cambio

Mirar y parar la oreja

Loading...

Porque él solo habló de amor

Porque él solo habló de amor
y gracias Dios existe el art 19 en la Constitución

Yo estuve ahí

Yo estuve ahí
Nuestro, de todos