lunes, 6 de abril de 2009

Qué país este!

Qué cosa esta de la inseguridad!

Cualquiera opina de un tema que, en todo el mundo, es materia de expertos que rara vez aparecen en los medios. Es insólito escuchar a gente que se ha enriquecido en los peores años de nuestra historia salir a opinar siendo los responsables de las peores crisis de la Argentina no solo en lo económico sino en lo moral.

Para muestra solo basta un botón.

Susana Giménez habla sobre inseguridad dolida por la muerte de su amigo y pide que "todo el que mata tiene que morir". Años atrás, un Mercedes Benz ingresado al país con una franquicia para discapacitado a nombre de Giménez es descubierto dentro de un pajar al ser allanada su propiedad. En una riña doméstica, la misma provoca lesiones en la cara de su ex marido. Es moral hablar de delincuencia cuando uno ha sido agresor y defraudador al fisco.

Es un hecho de inseguridad la muerte de una persona? Si.
Recuerdo al mismo tipo de gente que hoy se rasga las vestiduras por la muerte del florista, fue del mismo tipo que protestaba contra los travestis y prostitutas/os en la zona roja.
Es moralmente reprochable el consumo de prostitución? No se, no la consumo ni la juzgo.
Ahora, si la víctima era un consumidor de prostitutos y fue muerto por uno de ellos, Cambia las cosas? No lo creo. Simplemente cambia el enfoque de la noticia. El debate pasa a ser otro. No la inseguridad urbana sino a quien estamos invitando a nuestra casa.

El superintendente de investigaciones de La Matanza, a cargo del caso, el mismo sábado posterior al crimen estaba dando una conferencia de prensa donde aclaraba esta situación: El florista había contactado a unos prostitutos a su hogar para pasar un momento de placer junto con un amigo. El amigo en cuestión era el policía que luego resulto herido. La situación se salió de control cuando estos quisieron robar a la víctima fatal y ante la llegada del policía lo hirieron en plan de huida.
Qué salió publicado en un primer momento:
Ola de inseguridad. Matan a decorador de Susana Giménez tras violento asalto. Policía que acudió a reprimir el hecho resultó herido.
Convengamos que es bastante, bastante diferente una versión de otra.

La causa de que los hechos lleguen tergiversados

La guerra que lleva adelante la Corporación liderada por Ernestina Herrera de Noble contra la sanción de una nueva ley de radiodifusión (la actual un decreto/ley de la dictadura militar 76/83) ha tomado ribetes ya patéticos. Desde las acusaciones de interferencias satelitales promovidas desde el gobierno por los conductores de Telenoche pese a la desmentida oficial de la empresa que brinda el servicio satelital, pasando por la "censura" a Nelson Castro en un medio privado y su posterior contratación por una radio del grupo Clarín "resguardando" la integridad del periodismo independiente o aún más patético, la defensa aguerrida de Macaya Márquez contra la restatización del fútbol televisado cuando el negocio no beneficia a los clubes que solo reciben 180 de los 9300 millones que significa la transmisión en directo. La nueva ley atenta contra los intereses económicos del grupo (Dueño de canales, cables y diarios alrededor de todo el país)
La defensa que ha hecho este medio a los intereses de las patronales del agro tampoco es ideológica, ni tampoco que represente el sentir de la sociedad: Clarin es socio junto a La Nación de la feria agropecuaria más importante de la Argentina (mal se vería uno si mordiera la mano que lo alimenta...)

Estaría bueno ponernos a reflexionar si somos participantes en este debate ideológico sobre la seguridad o somos meros idiotas útiles al servicio de un gran pulpo que intenta condicionar el pensamiento general.

Porque nunca hubo tanta

Porque nunca hubo tanta
Porque siempre vamos por más

Las flores ya están

Las flores ya están
Más que nunca Con Cristina

El 2009 nos encontró unidos aquí

El 2009 nos encontró unidos aquí
YO adhiero para generar el cambio

Mirar y parar la oreja

Loading...

Porque él solo habló de amor

Porque él solo habló de amor
y gracias Dios existe el art 19 en la Constitución

Yo estuve ahí

Yo estuve ahí
Nuestro, de todos